EL ABURRIMIENTO DE LOS NIÑOS EN LAS VACACIONES

Home » Blog » Estimulación y desarrollo infantil » EL ABURRIMIENTO DE LOS NIÑOS EN LAS VACACIONES

Ahora que vienen las vacaciones de verano es normal cargar a los niños de actividades y cosas para hacer con el objetivo de que no se aburran y también en parte para que no molesten y los padres puedan así disfrutar también las vacaciones.

Los niños tienen 3 meses de vacaciones que se pueden hacer muy largos si no hay nada con lo que entretenerse. Es bueno estimular a los niños y conseguir que no desconecten completamente de su rutina y es por ello que va bien que hagan algo de deberes de verano o que estén en algún campamento o realicen actividades de deporte y ocio. Estas tareas ayudan a que los niños no alteren demasiado sus ritmos de sueño y vigilia y tengan la rutina de hacer algo cada día. Ahora bien, los padres que apuntan al niño por la mañana y por la tarde a alguna actividad más, están sobre-estimulando al niño y no le están permitiendo explotar su parte más creativa.

El cerebro de cualquier ser humano está en continuo funcionamiento. Si estamos siempre haciendo actividades no le permitimos al cerebro buscar soluciones a los problemas y simplemente vivimos actuando en base a los estímulos que tenemos delante.

Cuando las personas estamos aburridas empezamos a darle rienda suelta a nuestra imaginación y ahí es cuando aparecen grandes ideas, ya que la creatividad requiere tiempo, por ello es importante tener tiempo para aburrirse ya que fomenta nuestra creatividad. Si los niños lo tienen todo no crearán nada.

Cuando un niño dice a sus padres :»estoy aburrido, no se qué hacer», los padres no deben darle una solución inmediata, es bueno dejarles un margen de tiempo en los que ellos aprendan a realizar una autoregulación emocional y encuentren por ellos mismos soluciones para abatir ese estado de aburrimiento. Como padre/madre estarás fomentando la creatividad en tu hijo y estimulando:

 

  • La flexibilidad a nivel cognitivo: Si el niño está aburrido valorará más alternativas o soluciones a sus problemas o preocupaciones y eso hará que pueda lograr mejores respuestas.
  • Se potencia la tolerancia a la frustración: No lo podemos tener todo en la vida, ya que la vida a veces es injusta. Si no nos aburrimos no aprendemos tampoco esa lección. A veces es necesario aburrirse para tolerar que no todo puede salir bien.
  • Nos vuelve más pacientes: Los niños que se aburren están dotados de más paciencia que los que están sobre-estimulados, los cuales son mucho más exigentes con los demás y buscan constantemente el propio beneficio.
  • Ayuda a que seamos más resolutivos: Tener más tiempo hace que pensemos más, y por tanto, podemos resolver mejor los problemas. Si los niños no se aburren, no tienen un problema, y entonces no aprenderán a buscar soluciones, esperarán a que las soluciones vengan dadas.
  • Potencia la imaginación: Si uno está aburrido y no tiene grandes recursos tiene que imaginar qué puede hacer para salir del aburrimiento.
  • Nos permite escucharnos más y ser más emocionales: Cuando los niños tienen más tiempo para ellos también tienen más tiempo para ser conscientes de lo que sienten. Así, se fomenta la liberación emocional y la conciencia de las propias emociones.
  • Autonomía personal y pensamiento propio: Al aburrirse ayudas a que tus hijos piensen por ellos mismos, a encontrar sus propios recursos, a ponerse metas propias, a inventar planes y proyectos y luchar por llevarlos a cabo.

 

Leave a Comment